sábado, 6 de mayo de 2017

Dios renueva

Dios renueva

Dios renueva con su poder.


El agua es vital e indispensable para nuestro planeta. La Biblia nos enseña que el Espíritu Santo es indispensable en la vida del cristiano. El Espíritu de Dios promueve la limpieza de nuestro corazón y nos aparta de los hábitos de pecado. Uno de los símbolos del Espíritu Santo es el agua…


No dice Juan 7:37-39. “En el último día, el gran día de la fiesta, Jesús puesto en pie, exclamó en alta voz: Si alguien tiene sed, que venga a Mí y beba. El que cree en Mí, como ha dicho la Escritura: De lo más profundo de su ser brotarán ríos de agua viva. Pero Él decía esto del Espíritu, que los que habían creído en El habían de recibir; porque el Espíritu no había sido dado todavía, pues Jesús aún no había sido glorificado”.

El Espíritu Santo es generador de santidad, y produce la renovación que sacia la necesidad del cristiano en la tierra. La expresión "Agua viva" indica el agua que fluye en contraste con el agua estancada de los pantanos, el agua vida es aquella que salta a borbotones, y produce vida en la tierra seca y sin fruto. 

El poder y la vida del Espíritu de Dios hacen en el ámbito de lo espiritual lo que el agua natural genera en el plano material. El agua natural limpia, refresca y sacia la sed, también convierte el terreno estéril en campo fructífero. El agua representa de manera muy apropiada de la gracia de Dios que no sólo limpia el corazón, sino que le añade belleza y armonía.

El Espíritu de Dios desea darse a conocer, él desea enseñarnos, como Jesucristo lo hizo Jesús con los doce discípulos. El Espíritu de Dios desea renovarte, darte fuerzas, ungirte y llevarte al diseño de Dios para tu vida.

Por pastor Gonzalo Sanabria.

Te invitamos a leer: "SIGUE EL CONSEJO DE DIOS".



Dios renueva. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario