Las obras dan razón de tu fe

Las obras dan razón de tu fe
La fe sin obras es muerta (Santiago 2:14-20). “Hermanos míos ¿de qué aprovechará si alguno dice que tiene fe, y no tiene obras? ¿Podrá la fe salvarle?... la fe sin obras es muerta en sí misma”... 

La fidelidad de Dios es grande

Introducción: A medida que caminamos con Dios somos más conscientes de su cuidado y provisión, siempre atento a nuestras necesidades y dispuesto para protegernos. Sólo podemos dar gracias a él por su amor y fidelidad. Dios es fiel y por eso podemos creer que hará todo lo que ha prometido… 

Propósitos de la persecución

Propósitos de la persecución.
Pablo explica los propósitos de la persecución, 2 Tesalonicenses 1:5-10

“Esto es demostración del justo juicio de Dios, para que seáis tenidos por dignos del reino de Dios, por el cual así mismo padecéis. Es justo delante de Dios pagar con tribulación a los que os atribulan, y a vosotros daros reposo, cuando se manifieste el Señor Jesús con los ángeles y en llama de fuego, para dar retribución a los que no le conocieron ni obedecen el evangelio… los cuales sufrirán eterna perdición…”.

La confianza y la perseverancia en medio de la fuerte persecución son evidencias  o pruebas que indican que el justo juicio de Dios será a favor de cada uno de sus hijos. Enseña el texto que el juicio tiene como objetivo llevar a su pueblo a la madurez y formación del carácter en Cristo...

Deberes cristianos

Deberes cristianos
Es muy importante cumplir con nuestros deberes cristianos (1 Tesalonicenses 5:12-14)

“Os rogamos hermanos, que reconozcáis a los que trabajan entre vosotros, y os presiden en el Señor, y os amonestan; y que los tengas en mucha estima y amor por causa de su obra. Tened paz entre vosotros. También os rogamos, hermanos, que amonestéis a los ociosos, que alentéis a  los de poco ánimo, que sostengáis a los débiles, que seáis pacientes para con todos”.  

Ahora el apóstol instruye respecto a las relaciones con los líderes espirituales, y con los hermanos firmes y con los débiles. En primer lugar enseña sobre la importancia de valorar a quienes dirigen una iglesia. Su labor es exigente y conlleva el amonestar lo que corresponde, acción que muchas veces no es bien recibida...