El conocimiento más excelente es Cristo Jesús

El conocimiento más excelente es Cristo Jesús. Filipenses 3:8 “Y ciertamente, aún estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor, por amor del cual lo he perdido todo, y lo tengo por basura, para ganar a Cristo”... 


Podemos estudiar y conseguir grandes títulos profesionales y procurar cada vez más altas especializaciones, eso no está mal y es importante para hacer bien las cosas, pero cuando es esto lo que nos da valor como personas si está muy mal.    

Una persona es valiosa porque en sí misma es creación de Dios, fue hecha a imagen y semejanza del Creador. Al venir al conocimiento de Cristo Jesús y entregarle nuestra vida nos hacemos hijos de Dios, y si son valiosos los títulos terrenales ¿no son más valiosos los honores celestiales?    

Recordemos que Pablo presenta varias cosas que eran muy valiosas para él, además era un hombre que manejaba varios idiomas, muy docto en la ley escrita de Dios y en el conocimiento de sus comentarios, criado a los pies de Gamaliel famoso y respetado maestro de la ley de Dios, pero él mismo ahora dice: “el excelente conocimiento de Cristo… lo demás lo tengo por basura”.

(Te invitamos a adquirir gratis el libro cristiano de ésta semana. En éste libro basado completamente en la palabra de Dios encontrarás temas de edificación y fortaleza espiritual. Adquiere este libro sin costo alguno aquí en: GRATIS LIBRO CRISTIANO). 

En la Escritura las personas que alcanzaron cosas maravillosas para Dios y fueron usadas por el Señor con grandes prodigios y milagros en esta tierra, cuya vida fue tan destacada y diferente por hacer la voluntad divina, nos permiten ver un factor común: ellos amaban a Dios y su anhelo era conocerle más.    


Pablo fue el hombre que más cartas escribió en el Nuevo Testamento, él mismo nos revela que Dios lo llevó al cielo y fue visitado por el mismo Señor Jesús, los milagros y obras que lo acompañaron fueron impresionantes, pero todo esto lo que provocaba en él era un mayor anhelo por Dios y su conocimiento.  


Escrito por pastor Gonzalo Sanabria.

Te invitamos a leer: 
.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario