martes, 14 de marzo de 2017

La dirección de Dios es perfecta

La dirección de Dios es perfecta

La dirección de Dios es perfecta y poderosa

La Escritura nos dice en Hechos 6:2-4 “Entonces los doce (apóstoles) convocaron a la congregación (multitud) de los discípulos, y dijeron: "No es conveniente que nosotros descuidemos la palabra de Dios para servir mesas. Por tanto, hermanos, escojan de entre ustedes siete hombres de buena reputación, llenos del Espíritu Santo y de sabiduría, a quienes podamos encargar esta tarea. Y nosotros nos entregaremos a la oración y al ministerio de la palabra" Hechos 6:2-4.

Es muy importante tener como prioridad en nuestra vida la comunión con el Señor.  Debemos tener en cuenta que actividad no es sinónimo de vida espiritual. Algunas veces consideramos erróneamente que movernos en muchas actividades eclesiales es una evidencia de espiritualidad... 

En éste caso podemos ver que los apóstoles mantienen una prioridad clara: la oración y la Palabra de Dios. El versículo cuatro nos dice: “nosotros persistiremos en”, el término persistir es traducido de la palabra griega “proskartereo” que además significa: perseverar, ser continuamente constante. Vemos entonces no sólo una prioridad sino la persistencia en ella.

Es precisamente en ése espacio de oración y comunión con el Señor donde ellos recibían la revelación, el poder y la sabiduría para dirigir la iglesia, allí recibían de Dios la fortaleza para vencer los ataques de las tinieblas, y su consejo para atender y administrar  los diversos asuntos de aquella gran iglesia en Jerusalén.

De aquí se desprende nuestra conclusión: Si queremos hacer las cosas bien, tener resultados óptimos y avanzar en el propósito de Dios es fundamental fortalecer la comunión con él.


Por pastor Gonzalo Sanabria.



La dirección de Dios es perfecta. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario